10 abr. 2011

Visto al pasar



Llevo una vida anodina, sin mayor particular. Dentro y fuera de casa las imágenes son grises en todas sus intensidades. 

Sólo cuando me subo a mi moto la vida adquiere algo de color. Con ella me desplazo por la ciudad como si fuera en el mismo Pegaso. Adelanto, paro, miro, nadie parece percatarse de mi presencia pero yo los veo, los observo detenidamente y pienso "qué pena que no tengan una moto para poder vivir al menos unos minutos al día".

3 comentarios:

Goyo dijo...

Me gusta.

ATENEA dijo...

Esta claro que te atraen los vehículos. Pasamos de tres a dos ruedas. ¿Cuál va a ser el próximo? ¿Un monociclo, tal vez? Saludos.

Pilu dijo...

Hola Goyo, tiene su aquel como se suele decir. Besos.

HOla Atenea, ¿te cuento un secreto? me gusta fotografiar vehículos porque sé que ellos están ahí y no se percatan de mi cámara. Es más una cuestión de pudor, pero si encuentro un monociclo te lo dedico . Besos .